¿Qué tipo de mamá eres tú?

May 21, 2019

Todas somos diferentes desde nuestro físico hasta nuestra personalidad, por eso existen varios tipos de mamás, unas son más tranquilas y otras más divertidas. Lo importante es recordar que no existe una mamá modelo y que cada una tiene diferentes estrategias para ser la mejor mamá del mundo (por lo menos para sus hijos sí).  

La mamá cool: Es la típica mujer que sin conocerte te habla con la confianza de una amiga de toda la vida. Es la más divertida, a la que siempre se le ocurren actividades de todo tipo y en los cumpleaños es el alma de la fiesta porque sabe exactamente qué hace falta para que los demás papás no se aburran en las piñatas. La madre cool es tan, tan cool para todo el mundo, sin embargo algunas veces no lo es para sus hijos.

La mamá perfecta: La mamá perfecta sabe mejor que nadie cómo hay que tratar y educar a los hijos, y normalmente piensa  que tú no tienes ni la mínima idea de cómo ser una mamá ejemplar y lo haces fatal. Motivo por el cual todo el tiempo te lo recuerda, el problema o su único defecto es que no tiene hijos, básicamente es la tía con delirios de mamá.

La súper mamá: Este tipo de mamá es en realidad una mutación de la mamá perfecta, en resumen es una mamá perfecta que acaba de tener hijos. La reconocerás porque siempre tiene la razón en temas de maternidad, con una mirada perdida, pelo al estilo talco (tal y como se levantó) y ropa arrugada. Sus hijos suelen correr como locos por todos lados, tienen las manos llenas de tierra y la cara sucia de comida. Y es que justo en el momento en que dio a luz, la súper mamá se dio cuenta de que tener hijos no eran tan fácil como ella creía, y que ser perfecta sólo es posible en las series de televisión de los 90.

 La mamá yo másEste tipo de mujer se puede confundir con la mamá perfecta, pero no queridas, ella es más perfecta. Ella siempre te hará preguntas con el fin de tener el placer de decirte que ella más. ¿Tuviste una barriga grande? Ella más. ¿Te dolió el parto? A ella más. ¿Te salía mucha leche? A ella más. ¿Tu hijo habló a los 6 meses? El de ella a los 3. ¿Tu hijo caminó con 9 meses? El de ella con 6. Y así hasta el infinito, y es que la mamá yo más ama competir.

 La mamá zen: Reconocerás a la mamá zen porque habla en un tono calmado y discreto. Siempre está en permanente estado de meditación y nunca grita a sus hijos, mientras muchas tenemos que luchar contra todos nuestros conflictos interiores para mantener la calma y no gritar, ella trata cariñosamente a su hijo. Y no, aún no hemos podido encontrar una explicación lógica para saber cómo lo hace. Al carajo la perfección, todas nos morimos por ser una mamá zen.

La mamá en shock: Es la antítesis de la mamá zen, la pobre mujer vive con un miedo permanente de que a sus hijos les pase algo, y no sabe qué hacer para evitarlo. Siempre está en primera fila a la hora de poner todas vacunas a sus hijos, incluidas las pagas, claramente esto no es suficiente para ella, motivo por el cual no duda en darle a sus hijos diversos suplementos vitamínicos. En el parque, la reconocerás porque vigila de cerca a sus pequeños y les dice frases como: sube despacio por el rodadero, ten mucho cuidado al bajar o ¡te matarás!, no te columpies tan fuerte, ¡saldrás volando!, corre más despacio que te vas a caer. 

La mamá multitasking: La mamá multitasking siempre está haciendo varias cosas a la vez. Mientras va a recoger sus niños del colegio contesta sus miles de correos en el Iphone, puede preparar la comida mientras arregla un problema con el banco por teléfono. No es perfecta, ni  tampoco quiere serlo. ¡Pero tiene el poder del multitasking!

Y tú, ¿con qué tipo de mamá te identificas?, tal vez tengas cada una de ellas en ciertos momentos del mes.





English en